El TS fija doctrina sobre el ámbito de conocimiento en la sección de calificación del concurso reabierta tras el incumplimiento o la imposibilidad de cumplimiento del convenio

acristalamiento

El ámbito de conocimiento en la sección reabierta se ciñe necesaria y exclusivamente a la determinación de si la frustración del cumplimiento del convenio es imputable al deudor concursado.

Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sentencia 246/2016, 13 Abr. Recurso 2910/2013.Declarado el concurso voluntario de la sociedad, se dictó sentencia que aprobó el convenio previamente aceptado por la junta de acreedores y se acordó la apertura de la sección de calificación.

Tanto la administración concursal y el Ministerio Fiscal emitieron sendos informes en los que calificaban el concurso como fortuito, por lo que el Juzgado dictó auto en el que decretó el archivo de la sección de calificación.

Ante la imposibilidad de cumplir el convenio, la concursada solicitó la liquidación. A raíz de lo cual, el Juzgado dictó auto en el que acordó la apertura de la fase de liquidación y la reapertura de la sección de calificación. La administración concursal y el Ministerio Fiscal solicitaron que se declarase el concurso como culpable.

El Juzgado desestimó la pretensión, pero la Audiencia Provincial revocó la sentencia y declaró culpable el concurso y como personas afectadas por la calificación al administrador de derecho y a la administradora de hecho de la concursada.

El Tribunal Supremo estima el recurso de casación interpuesto por ambos administradores, casa la sentencia recurrida y confirma la del Juzgado.

La cuestión jurídica planteada en el recurso de casación se refiere a la amplitud de conocimiento en la sección de calificación reabierta tras el incumplimiento o la imposibilidad de cumplimiento del convenio.

Al respecto, el Tribunal afirma que la reapertura de la calificación permite enjuiciar lo que no pudo ser enjuiciado antes con la apertura ordinaria.

Lo que supone que, respecto de las causas de calificación, el ámbito de conocimiento en la sección reabierta se ciñe necesaria y exclusivamente a la determinación de si la frustración del cumplimiento del convenio es imputable al deudor concursado.

Y ello tanto en caso de incumplimiento como de imposibilidad de cumplimiento del convenio, ya que, aunque de la literalidad del art. 167.2 LC pudiera parecer que la meritada limitación de enjuiciamiento únicamente se refiere a los casos de reapertura de la sección por incumplimiento del convenio, ya que no menciona la reapertura por imposibilidad de incumplimiento, sin embargo, la identidad de razón entre ambos supuestos es manifiesta, puesto que los dos tienen un sustrato común, que es la frustración del cumplimiento del convenio, que conlleva el comienzo de la fase de liquidación y, con ella, la reapertura de la sección de calificación, y la necesidad de coordinar dicha reapertura con lo actuado en la tramitación inicial de la calificación.

De modo que en ambos casos está justificado que con la reapertura de la sección de calificación se enjuicien las causas que hubieran motivado que el convenio no se cumpliera, sin que tenga sentido ampliar las causas o motivos de enjuiciamiento en el supuesto en que el deudor, al apercibirse de la imposibilidad de cumplimiento, inste la apertura de la fase de liquidación, en vez de esperar al incumplimiento y suscitar un incidente concursal para la rescisión del convenio.

De no ser así, se haría de peor condición al deudor que se adelanta a abrir la liquidación cuando advierte que no puede cumplir el convenio, que al deudor que espera a que el incumplimiento sea una realidad y a que se ejercite por los legitimados para ello la consiguiente acción de declaración de incumplimiento y de resolución del convenio.

La Sala considera que esta es la interpretación más acorde con la ratio de los arts. 167.2 y 164.2.3º LC, que es permitir que con la reapertura de la sección de calificación pueda enjuiciarse lo que no pudo serlo antes con la apertura ordinaria. Y que en ambos casos, incumplimiento o imposibilidad de cumplimiento, se circunscribe, respecto de las causas de calificación, a la determinación de si la frustración del cumplimiento del convenio es imputable al deudor concursado.

En atención a lo anterior, el Tribunal fija la siguiente doctrina jurisprudencial: «La calificación tras la reapertura por incumplimiento o imposibilidad de cumplimiento del convenio debe ser enjuiciada únicamente desde la perspectiva de los arts. 164.2.3º, 167.2, 168.2 y 169.3 LC. Lo que supone que, respecto de las causas de calificación, el ámbito de conocimiento en la sección reabierta se ciñe necesaria y exclusivamente a la determinación de si la frustración del cumplimiento del convenio es imputable al deudor concursado».